Localmente, en Buenos Aires, está minado de gente que prefiere a Ubuntu, es más yo diría que hay cierto fanatismo, y que si me ven por la calle con una remera de Fedora me mirarian mal. Pero por otro lado, es un mundo al que yo no pertenezco, yo me crié instalando Red Hat 6.1 a los 12 años, asi que de ahí podran deducir la edad que tengo; mi adolescencia y adultez fueron compartidas por esta gama de distribuciones, yo soy de los partidarios de que todas las distribuciones son iguales, son un núcleo y muchos componentes libres lo que la hacen distinta al resto. Yo creo que Fedora tiene sus ventajas y creo que puede ser del agrado[…]